Parque Natural de Las Hoces del Río Duratón

Es un Parque Natural de 5.037 hectáreas  a 1,2 km al oeste de Sepúlveda, Segovia, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Declarado así el 27 de junio de 1989, su nombre se refiere al Río Duratón y «Las Hoces» se refiere a la serie de gargantas de 100 m de altura que se formaron por el Duratón. Abarca los pueblos de Sepúlveda, Sebúlcor y Carrascal del Río.

 

Localización del Entorno Natural de Las Hoces del Río Duratón

El Parque tiene 4 accesos: Norte, Sur, Este y Oeste.

Para acceder desde Madrid, se debe tomar la SG-232 a Segovia, una vez en la capital, se toma el desvío por la SG-241 con dirección Castrillo de Sepúlveda. Llegas a Villaseca y coges la desviación a la ermita de San Frutos y las Hoces. Luego encontrarás las indicaciones para llegar al Parque.

 

Historia del Parque Natural de Las Hoces del Río Duratón

La evidencia más antigua de ocupación humana la encontramos en unas cerámicas neolíticas del 3000 a.C. Aunque la mayoría de evidencias tratan de pinturas rupestres de la Edad de Bronce, destacando el yacimiento de El Solapo del Águila, en el Corral de Muñecas.

Más adelante estuvo una tribu celtíbera llamada “Arévacos”, antes de ser colonizada por los romanos. Éstos dejaron evidencias como la calzada en Sepúlveda o los puentes de Picazos y Talcano.

Los visigodos

Luego tomaron el relevo los visigodos, dejando santuarios diseminados por todo el Parque. Muchas de las cuevas del cañón fueron convertidas en ermitas, siendo la Cueva de los Siete Altares la más relevante y considerada la primera iglesia de la provincia.​ En esta tradición eremita se origina la veneración a San Frutos, que es el patrón de Segovia.

Los árabes apenas dejaron rastro, más que un poco en las murallas de Sepúlveda, que antes de la reconquista, fue repoblada por cristianos a manos del Conde de Castilla Fernán González. Años más tarde y tras una derrota, Almanzor consiguió recuperar la villa hasta perderla unos 25 años más tarde a manos del nieto del Conde.


La Edad Media dejó obras románicas como el Priorato de San Frutos o el Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz.

Ya en la edad moderna y con la Guerra de la Independencia, el parque sufrió una gran actividad bélica y la villa de Sepúlveda fue asediada por las tropas napoleónicas sin lograr tomarla.

La época actual ha dejado el embalse de Burgomillodo, inundando una superficie de 132 hectáreas del cañón.

 

Paisajes del Parque Natural de Las Hoces del Río Duratón

El clima de este Parque es mediterráneo continentalizado, tiener veranos cálidos y secos e inviernos fríos. La temperatura media anual es de 10 °C y la precipitación es de 568,2 mm.

Encontramos varios tipos de ecosistemas que podemos diferenciar con facilidad:

El Enebral o Paramera – compuesto por bosquetes de Sabina albar, Enebro rojo y común. Cubren una buena parte del cañón, junto con matorrales como el Tomillo, la Aulaga y la Salvia.

El Fluvial o de Ribera – se sitúa en el fondo del cañón con suelos con gran disposición de agua y paredes que le dan refugio, formando un frondoso bosque de ribera con varias especies de árboles y arbustos.

El Pinar – suelos ácidos de arena con poca diversidad de especies vegetales. Está formado básicamente por Pino resinero y plantas y arbustos.

El Roquedo – cortados y barrancos que forman las paredes del cañón, abundan las plantas rupícolas.

 

Flora del Entorno Natural del Parque

En este Entorno Natural se han registrado 572 especies de flora.

Los suelos más secos conforman la mayor superficie del Parque, en ellos encontramos la Sabina albar, el Enebro rojo o común y el de la Miera. La pseudo-estepa de esta zona está formada por Tomillares, Salvias, Aulagas, Matorrales y Espliegos.

Sobre las corrientes de agua podemos encontrar Ranúnculos y en el lecho crecen Eneas, Juncos, Carrizos y Espadañas. Alrededor de las orillas del río, en tierra firme, proliferan los Álamos, Alisos, Fresnos, Sauces y Olmos, que son autóctonos y los Chopos, Nogales y Castaños que fueron introducidos por el hombre para su aprovechamiento. Las especies arbustivas están representadas por el Cornejo, la Zarzamora, el Rosal silvestre, el Saúco, el Endrino y el Espino albar. En niveles superiores también podemos hallar frutales asilvestrados como Ciruelos, Cerezos y Avellanos.

Entornos Naturales de Las Hoces del Río Duratón
Entornos Naturales de Las Hoces del Río Duratón

En las arenas ácidas no existe una gran diversidad de especies, pero abunda el pino resinero, el cual fija la arena del terreno y aporta materia orgánica. También destaca el Tomillo salsero, la Sardinilla y el Tomillo borriquero.

Por último tenemos las especies rupícolas que crecen en los cortados, como la Uña de gato, el Pampajarito, la Arroceta, el Ombligo de Venus, la Espuelilla, el Té de roca, La campanuela, el Perejil, el Milamores, el Zapatito de la Virgen, la Hiedra, el Pumilo, el Asplenio y el Culantrillo de pozo. También encontramos algunos arbustos y arbolillos como la Cornicabra, el Espino negro, el Mostajo, el Guillomo y la Higuera.

Fauna del Parque Natural de Las Hoces del Río Duratón

Se han registrado 510 especies de vertebrados, 195 de ellas, son aves.

Sobre los enebrales podemos encontrar aves como el Rabilargo ibérico, el Alcaudón, la Tarabilla común o la Paloma torcaz. La presencia de insectos atrae a las aves insectívoras como el Herrerillo y el Carbonero y los frutos, a los Zorzales. El bosque da refugio a mamíferos como el Zorro, el Tejón y el Jabalí.

En los ríos viven macroinvertebrados y ninfas de Libélulas, de Caballitos del diablo, de Efímeras, de mosquitos y de Perlas y otros insectos como Zapateros, Escarabajos buceadores y Libélulas que sirven de alimento a peces como los Barbos, Carpas, Truchas, Bogas del Duero, Gobios y Bermejuelas, a aves como el Mirlo acuático y a mamíferos como la Rata de agua, que también se alimenta de anfibios como las Ranas comunes y verdes, Ranitas de San Antonio, los Sapos comunes, partero y corredor. Estos también sirven de alimento a reptiles como a la Culebra viperina y el escaso Galápago leproso. Los peces del río también sirven de alimento al Marín pescador o a la Nutrias.

Para que sirven las riveras

Las riberas sirven de cobijo para aves forestales insectívoras como Trepadores azules, Reyezuelos sencillos, Agateadores europeos, Oropéndolas europeas, Currucas capirotadas, Carpinteros verdes, Herrerillos comunes y especies granívoras como Carboneros comunes, Mitos, Jilgueros europeos, Verdecillos, Verderones europeos, Pardillos comunes, Mirlos, Petirrojos europeos, Pinzones vulgares, Chochines comunes, Ruiseñores y rapaces como los Autillos europeos entre otros y también a mamíferos como la Gineta y el Lirón común, la Comadreja y la Garduña.

En el páramo tenemos plantas y semillas de las cuales se alimentan especies como la Liebre y el Conejo. Y aves como la Perdiz roja, la Alondra común y la de Dupont, la Cogujada común, la Totovía y la Terrera. Entre los insectos tenemos Saltamontes de alas azules, Langostas, Escarabajos, Moscas, Avispillas y Orugas que sirven de alimento a la Curruca rabilarga o a arácnidos como la Tarántula, que a la vez sirve de alimento para el Lagarto ocelado, el Cernícalo vulgar y las Culebras de escalera y bastarda.

Fauna del parque natural Las Hoces del Río Duratón
Fauna del parque natural Las Hoces del Río Duratón

En los majanos se refugian Culebras, Lagartijas, Comadrejas, Mochuelos y Abubillas. También podemos observar a las Collalbas negra y rubia.

El pinar es habitado por pequeños escarabajos como los Barrenillos de las cortezas y otros insectos que sirven de alimento a aves insectívoras o granívoras como el Papamoscas, el Agateadores, el Jilguero, el Pinzón vulgar o el Verderón común. También hay presencia de algunas rapaces y mamíferos como la Ardilla o el Ratón de campo.

Finalmente, en el entorno rupícola, gracias a la existencia de cuevas, grietas y salientes rocosos, podemos avistar aves rapaces como el Buitre leonado, el Alimoche, el Halcón peregrino, el Búho real, la Lechuza común o el Águila real. También habitan córvidos como Grajillas y Chovas piquirojas y otras aves como el Avión roquero, el Roquero solitario, el Roquero rojo, la Collalba negra y al Colirrojo tizón. Y en representación de los mamíferos tenemos a los Murciélagos común y troglodita.

 

Actividades deportivas en el Parque Natural

El Parque tiene varias rutas de senderismo:

Senda de la Glorieta: dificultad baja, 1’6 km, 1 h. Accesible para personas con movilidad reducida y discapacidad visual.

Senda de los Dos Ríos o de ICONA: dificultad media/baja, 5 km, 1:30 h.

Senda Larga: dificultad media/baja, 10 km, 3 h. También se puede realizar en bici.

Senda de la Molinilla: dificultad baja, 3,7 km, 1 h.

Senda de la Vega: dificultad baja, 9 km, 2 h.

Camino a San Frutos: dificultad baja, 1’8 km, 1 h.

También cuenta con varios miradores que encontraréis en estas rutas.

Además del senderismo, podéis practicar otros deportes como running, piragüismo, bici de montaña y realizar rutas a caballo, en quad o 4×4.

Nuestra puntuación