Parque Natural del Delta del Ebro

Parque Natural del Delta del Ebro

La parte del espacio total de 32.000 hectáreas que fue designada como reserva protegida del Parque Natural del Delta del Ebro ocupa una superficie de 7736 hectáreas que se encuentra en la provincia de Tarragona.

Fue en 1983 cuando se convirtió en zona protegida, gracias a la ocupación y movilización pacífica de la gente de la zona de Delta del Ebro, que dado nuestro nivel de conciencia ecológica de la época, es bastante impresionante. En 1983 sólo se protegieron las zonas de la orilla izquierda, pero dos años después también lo hicieron las zonas de la orilla derecha.

 

Localización del Parque Natural del Delta del Ebro

Para llegar en coche, debes ir por la AP-7 y tomar las salidas:

39A, continuando por la N-340 y tomando la TV-3401 hasta Deltebre.

40, conitnuando por la N-340 y tomando la TV-3400 hasta Deltebre.


41, continuando por la TV-3454 hasta Deltebre.

Para llegar en Tren tienes la opción de parar en municipios cercanos, como la de l’Aldea-Amposta-Tortosa, en la que luego deberás tomar un autobús de la empresa Hife; la de l’Ampolla-El Perelló-Deltebre o Camarles-Deltebre.

Paisajes del Parque Natural del Delta del Ebro

Las características físicas del Delta del Ebro, completamente plano y con varias masas de agua, permiten disfrutar de la naturaleza a pie, en bicicleta, a caballo o en canoa.

 

  1. La Bassa de les Olles:

 

Con 54 hectáreas, es la laguna más pequeña del Parque Natural del Delta del Ebro. Comunicada con la bahía del Fangar, entre arrozales y dunas, esta laguna es el resultado de una de las desembocaduras más antiguas del río Ebro.

 

  1. L’Encanyissada y la Tancada

 

Si la primera es la laguna más pequeña, esta es justo lo contrario, la más grande.  Es un entorno muy específico como las antiguas salinas que, a pesar de estar abandonadas, se puede ver cómo funciona el proceso de formación de la sal de forma natural debido a las blancas capas de sal que se forman durante el verano.

 

  1. Punta del Fangar y playa de la Marquesa

 

De todas las playas del Parque Natural del Delta del Ebro, La Marquesa es una de las más mágicas que culmina con el imponente Faro del Fangar, un lugar que por su belleza está casi cerca de lo mítico. Situado en la península de El Fangar, tiene kilómetros de arena casi virgen. Las dunas de La Marquesa son unas de las mejor conservadas del Delta.

 

  1. Punta de la Banya y playa del Trabucador

 

Es una larga barrera de arena de más de 5 km de longitud y entre 100 y 200 metros de ancho, donde uno de sus atractivos es que se puede ver el mar tanto si se mira a la izquierda como a la derecha. Desde la glorieta al final de la península, se tiene una buena vista de las salinas de la Trinitat.

 

 

  1. La desembocadura del río

 

Delta del Ebro i Sant Jaume d’Enveja, tres áreas naturales protegidas de gran importancia: El Garxal, la isla de Sant Antoni y la isla de Buda. Las dos islas tienen el acceso restringido.

 

Flora del Parque Natural del Delta del Ebro

Las lagunas se han originado como consecuencia directa de la propia dinámica evolutiva del Delta. La mayor parte se formó por el aislamiento de grandes masas de agua marina, progresivamente rodeadas por barras y cordones de arena. El control humano de la red de riego del Delta ha invertido el ciclo hídrico natural anual de las lagunas y ha condicionado la aportación de agua dulce. Como consecuencia de ello, la vegetación sumergida que predomina en este ambiente depende, sobre todo, de la salinidad del agua.

Los saladares, dominados por plantas muy adaptadas a los suelos salinos, se localizan sobre todo en los sectores más costeros. En estas zonas, aparecen también dunas, denominadas “tores” y “muntells”, más o menos fijadas por la vegetación. Las especies más comunes que habitan aquí son el Barrón, la Cizaña de playa y la Azucena de mar.

Entornos naturales del Delta del Ebro
Descubre los Entornos naturales del Delta del Ebro

Los carrizales se sitúan principalmente en los bordes de las lagunas y de las surgencias de agua, lugares frecuentemente inundados con agua dulce o salobre. Como plantas características hay que mencionar el Carrizo y la gigantesca Cañiza. La Masiega domina en suelos turbosos y más secos, mientras que la Espadaña, en áreas menos salinas e inundadas durante mucho tiempo. Tradicionalmente, algunas de estas plantas han sido objeto de explotación para fabricar asientos de sillas, esteras, cestos, etc.

El bosque de ribera, única formación forestal de la zona, es la vegetación potencial de las orillas del Ebro, allá donde el terreno está más elevado y los suelos son menos salinos. La alameda ocupa los lugares más altos y en ella predomina el Álamo blanco, aunque también encontramos el Sauce, el Aliso, el Fresno y el Olmo, así como alguna liana de interés, como la Madreselva. En la zona de influencia más marina, este bosque se ve sustituido por por Tayales, aunque quedan muy pocos fragmentos de este tipo de vegetación.

Los arrozales también reúnen un tipo de vegetación espontánea, rica en especies tropicales. En las surgencias de agua dulce crecen los elegantes Nenúfares.

Fauna del Parque Natural del Delta del Ebro

Aves

 

Las aves del Delta del Ebro tienen una importancia cuantitativa y cualitativa de relevancia internacional. Se han observado más de 350 especies de las cerca de 600 existentes en Europa. Además, la nomenclatura local incluye unos 250 nombres, por lo que es una de las más ricas de Cataluña.

El Parque reúne algunas de las colonias de cría de aves marinas más importantes del Mediterráneo. Destacan la Gaviota de Audouin, el Charrán patinegro y la Gaviota picofina.También es zona de cría de otras especies de limícolas, anátidas y ardeidas.

En los meses fríos, miles de aves procedentes del norte de Europa llegan al Delta para pasar un invierno más suave y se producen grandes concentraciones de patos, fochas y limícolas en las lagunas y en los arrozales inundados.

Otras especies de gran interés presentes en el Delta son el Tarro blanco, el Flamenco, el Morito, la Canastera, el Ostrero, etc.

 

Peces

Con respecto a los peces, la confluencia de los dos medios acuáticos del Delta del Ebro, el marino y el continental, da lugar a una elevada diversidad de ictioespecies. De manera accidental, temporal o permanente, cerca de 50 especies colonizan las aguas del Delta.

Destacan el Samaruc, especie endémica de la Península Ibérica, el Fartet y el Fraile. Estas tres especies tienen especial relevancia porque están en peligro de extinción.

En las aguas continentales viven especies típicas como la Carpa, la Anguila y el Barbo común; otras en regresión como la Saboga, el Esturión y la Lamprea marina y especies introducidas por los humanos como el Siluro, la Lucioperca o el Alburno, que pueden provocar graves problemas en la estructura de las poblaciones.

En las zonas de influencia marina, como las lagunas, las bahías y la desembocadura, encontramos especies como la Dorada, la Lubina, la Lisa y el Lenguado. La mayoría de estas especies tienen importancia comercial e históricamente han sido objeto de pesca por parte de diferentes cofradías y asociaciones locales de pescadores.

Los cultivos intensivos de varios moluscos bivalvos, como los Mejillones, las Ostras o las Almejas, y también de peces, como la Anguila, la Lubina o la Dorada, han condicionado la aparición de una acuicultura consolidada, tanto en las bahías como en mar abierto.

Fauna del Parque Natural del Delta del Ebro
Descubre la Fauna del Parque Natural del Delta del Ebro
Anfibios y Reptiles

Entre las 6 especies de anfibios que encontramos en el Delta del Ebro, tenemos el Sapo común, aunque su presencia es bastante baja, como el del Sapo corredor, que se considera en regresión.

La Ranita meridional, antes presente con toda seguridad, dese hace más de una década que no se encuentran ejemplares, por lo que se cree que pueda haberse extinguido en la zona.

Otras especies presentes son el Tritón palmeado, el Sapo de espuelas y la Rana verde.

De reptiles se encuentran 16 especies: la Lagartija colirroja, la colilarga, la cenicienta y la ibérica, la Salamanquesa rosada y la común, el Lución, el Galápago europeo y el leproso, la Culebra bastarda, la viperina, la de escalera y la de collar, la Tortuga mediterránea, el Lagarto ocelado y la alóctona Tortuga de orejas rojas.

 

Mamíferos

En cuanto a los mamíferos, la intensa humanización del Delta del Ebro hace que la presencia de grandes mamíferos sea esporádica, como es el caso de los Jabalíes y los Tejones . Actualmente, quedan algunos Conejos de campo y algunos Zorros y, a pesar de ser menos abundantes, todavía hay ejemplares de Erizos y Comadrejas.

Son muy frecuentes las Ratas de agua, los Ratones y las Musarañas. La población de Murciélagos del Delta, en recuperación, está formada por seis especies diferentes. Son beneficiosas para los humanos, puesto que son depredadores de mosquitos.

 

Actividades del Parque Natural del Delta del Ebro

Se pueden practicar actividades de turismo activo como senderismo y excursiones en bicicleta, actividades marinas como la pesca, o deportivas comoel Kayak.

Rutas de senderismo:
  • Riumar: dificultad media, +10km
  • Punta del Fangar: dificultad media, +5km
  • La Bassa de les Olles: dificultad baja, +3km
  • “La Forada” en Sant Carles de la Ràpita: dificultad media, +10km
  • Paseo Marítimo l’Ampolla: dificultad baja, +3km
  • Els Ullals de Baltasar: dificultad baja, +2km
Nuestra puntuación